jueves, 9 de mayo de 2013

Un cuarto de siglo sin Pirri, y algunas de las noticias que se publicaron.

Veinticinco años hace hoy que mi actor favorito del cine quinqui ya no está entre nosotros.

La noche del 9 de mayo, su cuerpo, muerto o medio muerto, lleno de moraduras y arañazos, fue abandonado en un descampado, con una jeringuilla colgando del brazo y dos papelinas de heroína adulterada sobre el pecho. Primeramente, se dijo que murió de sobredosis, para indignación de la familia y de sus allegados. Hacía meses que Pirri estaba mucho mejor; él decía que había dejado la droga, su familia también. Físicamente se le veía muy recuperado de la espeluznante imagen de piel y huesos que nos dejó en Sé infiel y no mires con quién. Eloy de la Iglesia exigió públicamente que se investigara su muerte, tras lo que el forense confirmó que no había muerto de sobredosis, si no porque le habían adulterado la droga. Dado que las circunstancias eran sospechosas, se abrió una investigación policial, que quedó sin concluir.




Probablemente, ya nunca se llegue a saber la verdad. Sea como fuere, una gran persona y un grandísimo actor se perdieron para siempre en una noche como la de hoy. También la vida de Toño Martín, el cantante de Burning, se apagó el 9 de mayo. El día 10 de mayo de unos años después le seguiría Pepe Risi. Sin embargo, también tuvieron tiempo de dejarnos su esencia, su alma, atrapada en pantalla:

video

A nosotros nos queda la labor de hacer que sean recordados, de que su arte no caiga en el olvido. Que en paz descansen, allí donde estén.

GRANDES PIRRI, TOÑO Y PEPE RISI, siempre en nuestros corazones.